Algunas ventajas de las clases online de idiomas

Publicado por Aida

¡Hola a todos! Me llamo Aida y hoy quiero hacer una pequeña reflexión sobre las clases online de idiomas, ya que este año han sido un gran boom y la mayoría de nosotros hemos tenido que adaptarnos rápidamente a ellas. He de decir que yo soy profe de inglés y español, pero ninguno de mis alumnos de español estaba especialmente interesado, así que solo tuve la oportunidad de hacerlas para enseñar inglés.

¿Qué pensé yo cuando me di cuenta de que todas las clases iban a ser en formato online? Lo primero que hice fue simplemente entrar en pánico: nuevas plataformas, nuevos métodos, clases con más de diez personas en ocasiones, pensar en una buena forma de mantener el orden a la vez que enseñar algo útil, qué hacer si Internet no funcionaba bien, dónde situarme para hacerlo... por suerte, no tuve mucho tiempo para pensar así ya que tuve que familiarizarme rápido y empezar tres días después. En mi caso, tener poco tiempo para aprender a trabajar de este modo fue genial porque me marqué como meta dominarlo eficazmente con poco margen y me funcionó.

Ahora, seis meses después de empezar mis clases online, me he dado cuenta que lo más difícil no fue dominar el formato, sino adaptarse a cada grupo (edad, nivel, necesidades, problemas de conexión, etc.) y buscar formas de seguir haciendo que las clases fueran interesantes con el paso del tiempo. En poco tiempo he aprendido mucho. Obviamente, las clases online cuentan con muchas carencias comparadas con las presenciales, pero en mi experiencia, también hay muchos puntos positivos a tener en cuenta y además, hemos de asumir que las clases online han venido para quedarse y hay que seguir formándose. Algunos de los puntos fuertes que he observado son:

-El formato online hace que los alumnos sean mucho más conscientes de su papel individual, ya que no existe la excusa de escudarse en otros estudiantes. 

-Actividades orales y de story telling pueden ser usadas más cómodamente estableciendo turnos para hablar. 

-Ejercicios de listening pueden hacerse de forma más amena ya que tanto el profesor como los alumnos pueden escuchar a la vez y comparar los resultados.

-Incluso seguir el libro de texto puede convertirse en una actividad interesante si se hace de forma hablada en lugar de escrita. 

-Se establece una rutina que los alumnos deben seguir: entrada a la clase, realización de tareas, estar pendientes de la conexión...

¿Se os ocurre alguna más? ¡Muchas gracias por leer!

¿Te ha gustado? Compártelo

Aida

Síganos en
© 2007 - 2020 Tusclases.co.cr Mapa web: Profesores particulares