Cómo dar clases particulares a domicilio de forma segura

Publicado por Álex

A causa de la pandemia actual por la COVID-19, hemos tenido que cambiar muchos de nuestros hábitos y costumbres para tratar de paliar la propagación de dicho virus, y, en consecuencia, profesores y alumnos también nos hemos visto en la necesidad de tomar las medidas pertinentes para disfrutar con máxima seguridad de las clases particulares a domicilio.

Empiece a dar clases particulares

Está claro que la mejor solución para dar clases presenciales de forma completamente segura sería con la realización de una prueba PCR por parte del alumno y el profesor, para verificar que ambos no están infectados. Sin embargo, no es necesario efectuar una costosa prueba para garantizar la seguridad de ambos durante una clase, ya que siguiendo las recomendaciones de los expertos es posible realizar cualquier actividad de forma segura.

Las pautas a seguir para evitar infectarnos son muy sencillas, y su correcta aplicación nos ofrecerán poder disfrutar de las clases particulares a domicilio de forma segura y con probabilidades prácticamente nulas de contagio:

1. Uso de la mascarilla

Según los estudios de la propagación de la COVID-19, los aerosoles son la principal causa de contagio, y la mascarilla resulta un elemento fundamental para garantizar la seguridad de ambos. La mascarilla debe ser usada en todo momento tanto por el profesor como por el alumno, independientemente de dónde se realice la clase, y tiene que estar bien colocada (que cubra desde la parte inferior del mentón a la parte superior de la nariz).

También tiene que cumplir la homologación pertinente para garantizar que esta nos protege de la COVID-19. Asimismo, son recomendables las mascarillas de uso dual (como por ejemplo las FFP2 o FFP3), para protegernos a nosotros y a los demás en el caso de ser portadores del virus.

2. Ventilación del aula

Para tratar de evitar una concentración de aerosoles demasiado elevada, es muy importante ventilar el aula con cierta frecuencia, abriendo el máximo número de ventanas. Se recomienda usar un aula grande y con una ventilación constante durante toda la duración de la clase

En el caso de que no sea posible, es importante abrir las ventanas aproximadamente 10 minutos cada hora. Esta medida, junto al uso correcto de la mascarilla, nos ayudará a reducir las posibilidades de contagio por vía aérea renovando el aire de la sala.

3. Distancia de seguridad

La distancia entre individuos recomendable para minimizar el posible peligro de contagio tiene que ser mayor que un metro y medio, en todo momento hay que evitar acercarnos al profesor o alumno violando dicha distancia, y mucho menos entrar en contacto físico con la otra persona.

Con lo cual, para evitar este comportamiento, es recomendable que las explicaciones se realicen con la ayuda de herramientas para profesores como una pizarra (en vez de con un papel y un bolígrafo como suele ser habitual), siempre cumpliendo la distancia de seguridad pertinente. 

4. Higiene con gel hidroalcoholico

Los científicos indican que la transmisión de COVID-19 por superficies es baja. Aun así, para tener una mayor seguridad, es aconsejable que el profesor y el estudiante usen gel hidroalcoholico para manos antes y después de cada clase, como también es positivo higienizar debidamente la zona en la que se va a realizar la clase. Lógicamente, también hay que evitar compartir objetos como bolígrafos, hojas, libros... y en el caso de hacerlo, es importante desinfectarlos de inmediato tras su uso.

¿Te ha gustado? Compártelo

Álex

Síganos en
© 2007 - 2021 Tusclases.co.cr Mapa web: Profesores particulares